Cómo oyen los gatos, la audición felina

La audición es una parte importante de la capacidad de un gato para cazar y cumplir su diseño como el depredador perfecto de la naturaleza. Todo comienza con la oreja externa del gato, o pinna, que se encuentra en la parte superior de la cabeza del gato.

El oído externo está controlado por aproximadamente 30 músculos diferentes, lo que permite al gato girar independientemente cada oreja 180 grados y colocar una oreja o ambas frente a cualquier sonido que detecte el gato.

La forma de la oreja está diseñada para canalizar el sonido hasta el oído medio, donde la membrana timpánica y tres huesos pequeños llamados osículos auditivos transmiten vibraciones al oído interno.

El oído medio también contiene un canal llamado trompa de Eustaquio que ayuda a igualar la presión en el oído. Dentro del oído interno hay un hueso curvado la cóclea, donde se encuentra el mecanismo auditivo real, llamado órgano de Corti. 

Es aquí donde los pelos pequeños y sensibles recogen las vibraciones del sonido y las envían a través del nervio auditivo hasta el cerebro.

Cada parte de la oreja de un gato, trabajando en conjunto, le da al gato una excelente audición de alta frecuencia. Los seres humanos pueden escuchar frecuencias de aproximadamente 20 hertz a 20 kilohertz, los perros de aproximadamente 20 hertz a 40 kilohertz, y gatos de aproximadamente 30 hertz a 60 kilohertz.

Los gatos son capaces de escuchar el tono muy alto de los sonidos de alta frecuencia que usted o yo no podemos detectar. El ejemplo clásico de eso serían los ruidos de los gatitos o los ruidos que una especie presa como un ratón u otro pequeño mamífero podría hacer.

Los gatos también tienen una capacidad increíble para detectar sonidos. Pueden oír y diferenciar sonidos a tres pies de distancia cuyas fuentes están a solo tres pulgadas de distancia.

La audición es una gran parte de la vida de un gato. Es importante proteger a los gatos de los ruidos fuertes y agudos, como las sirenas, que pueden perturbarlos en gran medida.

También es importante tener en cuenta el sonido cuando se juega con gatos. Hay varios juguetes en el mercado que imitan el sonido de las especies presas para atraer a los gatos a jugar con ellos.